Consejos para visitar Ayutthaya

Preparar el viaje 0 204
Consejos para visitar Ayutthaya

Recomendaciones de viaje a Ayutthaya

La información es poder y en países de realidad tan intensa y tan diferente a nuestras sociedades occidentales, es vital ir preparado. En esta sección hemos reunido una serie de consejos para visitar Ayuttahaya, uno de los centros turísticos más interesantes del país. Con estas precauciones y trucos estamos seguros de que tu experiencia de visita será muchos mejor y podrás disfrutar con menos sobresaltos de esta región de templos Patrimonio de la Humanidad.

La llegada y el problema del transporte

Dedicamos una sección especial al asunto de moverse en Ayutthaya. Nos remitimos a ella pero damos ahora una serie de pinceladas prácticas para que tenags la información básica para saber cuáles son los principales transportes en Ayutthaya.

La elección principal es entre TukTuk, alquilar una moto, alquilar una bicicleta u optar por los minibuses locales (SongThaew). Los hemos ordenado de más a menos caro y también de más a menos cómodo. La elección depende de los gustos e intereses. Si hay poco tiempo para hacer la visita recomendamos algún medio motorizado. Si se plantea un viaje de varios días a la región se puede optar por la bicicleta, ir a pie o por los minibuses locales, que desde luego son las mejores fórmulas para integrarse con la población y ver el día a día de los amables habitantes de la zona.

Lo que sí nos gustaría que tuvieras claro es:

- Si quieres volver en el mismo día a Bangkok mira con atención cuál es el último tren de retorno.

- Antes de alquilar una moto o bicicleta comprueba con cuidado sus condiciones y toma fotos de posibles elementos con roturas o marcas que luego puedan causar problemas en la devolución.

- ¡Ojo con el tráfico local!, especialmente con vehículos y elefantes.

- Protégete del calor y lleva contigo crema solar, gorro, gafas y agua.

- Con respecto a los tuktuks recomendamos tomar un vehículo para todo el día, en vez de ir buscando uno para viajes concretos. Los tuk tuks abundan en las zonas más turísticas, pero pueden escasear en otras.

Lo que ves es una sombra de lo que fue

Seguramente serás un viajero informado y no visitarás Ayutthaya sin tener una buena base histórica para saber lo que vas a ver. Sabrás entonces que fue la ciudad más poblada de mundo en torno al año 1700 y que antes ya era una de las grandes capitales del sudeste asiático. Su éxito se debió en parte a su estratégica ubicación, entre China, India y malasia, lo que la convirtió en una urbe comercial de primer nivel, en la que las potencias europeas establecieron también asentamientos comerciales de los que hoy todavía quedan restos (principalmente de Portugal, Francia y Holanda).

Pero el sueño se truncó en 1767 con las invasiones birmanas. La ciudad se consumió en llamas y los pocos habitantes que sobrevivieron fueron esclavizados. Los invasores destruyeron templos y decapitaron a los Budas. Se robó y fundió el oro y costó mucho tiempo recuperar, muy de lejos, el recuerdo de aquellos tiempos de esplendor.

Una escapada relajante de Bangkok

Pese a su esplendoroso pasado, Ayutthaya hoy es una ciudad relativamente pequeña (con unos 60.000 habitantes) que permite respirar un poco del bullicio de Bangkok. Las diferencias con respecto a la gran urbe son inmensas. La presión turística es mucho menor y rara vez se producen colas o aglomeraciones. Desde la gran capital, es sin duda la mejor excursión para conocer una Tailandia más rural, histórica y tradicional.

Eso se refleja también en el carácter de la gente, mucho más abierta y desinteresada que en Bangkok. Ayutthaya tiene todavía un halo de autenticidad y es muy poco habitual que la persona local que nos ayuda nos pida una propina. La visita a las tiendas de souvenirs es más relajada y no existe una presión en la calle para contratar servicios o comprar algo. Incluso los conductores de tuktuk son gente más relajada y honesta que en otras zonas.

En Ayutthaya hace mucho calor

Prepárate para sudar y no sofistiques mucho tu estilismo. Por ejemplo el maquillaje se derretirá y las gotas de sudor convivirán con la crema solar que tendrás que usar.

El calor y la humedad local es un factor que puede afectar a la visita y que debe ser tenido en cuenta a la hora de planificar el día (no siendo demasiado ambicioso con las visitas) y desde luego preparando la ropa (ligera y sin olvidar gorro).

Si llevas móvil o cámara de foto ten cuidado con los sobrecalentamientos.

Tómate las visitas con calma y descansa de vez en cuando a la sombra y con abundante hidratación. El calor puede ser muy sofocante, no te confíes. No hay periodos fríos en la zona, el clima es tropical y muy estable. Usa crema solar, apenas 5 minutos de exposición sin protección pueden estropearte la jornada y el sueño de la noche.

Cuidado con los perros callejeros

El problema de los perros salvajes callejeros es real en la zona y nos debe obligar a una tranquila alerta. En tu visita verás muchos perros sueltos, la mayoría adormilados con el calor del día. ¡Ojo en tus paseos en bici!, no te vayas a caer tratando de esquivar alguno. Por la noche merodean en busca de comida y en ocasiones pueden ser agresivos y morder. Hay algunos reportes de ataques.

No es algo desde luego que deba preocupar en exceso al turista normal, pero es bueno estar alerta de noche, sobre todo en zonas menos civilizadas y si se tiene comida encima.

No serán por cierto los únicos animales que verás. Además de encantadores elefantes, el clima tropical favorece la presencia de insectos, ratas y murciélagos, entre otros. Son parte del paisaje.

Máximo respeto

Hay que mostrar el máximo respeto en la visita a los templos y en presencia sobre todo de imágenes de Buda. Por más pintoresco que nos pueda parecer un culto o una iconografía determinada en esta o en cualquier otra parte del mundo, los sentimientos religiosos son algo que se debe respetar al máximo.

Verás a la población local arrodillarse ante los Budas. No se espera tanto del visitante, pero sí una actitud respetuosa, cuidando los permisos para hacer fotos y evitando actitudes fuera de lugar como escalar sobre estatuas, tocarlas o vestir de forma poco recatada para la consideración local.

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)

Loading...

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Hoteles - Mejor precio

Indica tus fechas

Fecha de entrada

calendar

Fecha de salida

calendar

Sin comisiones
y precio mínimo garantizado

Reservar visitas en Tailandia